Blog oficial

Blog oficial

Activismo Panafricanista




1.     DISCURSO ANTE EL MOVIMIENTO FEMINISTA AFRICANO


Dado que la sociedad africana se cimenta en un matriarcado y es en la mujer en quien recae el peso de la familia, convirtiéndose así, en el eje de la organización social. es la mujer africana a quien más afecta y ha afectado el espolio de sus hijos desde los tiempos de la esclavitud, cuando eran engordados y llevados a la casa de los esclavos de la Isla de Gorée, encerrándolos en sus mazmorras, para ser engordados como cerdos y pudieran así, aguantaran las duras travesías en los barcos negreros rumbo a América.
Muchas mujeres africanas, tuvieron que vender sus cuerpos para salvar a su prole de tan nefasto y tenebroso destino, hechos por los que la historia de los esclavistas ha pasado de puntillas.
Fueron ellas, las mujeres africanas, quienes llevaron en su vientre y amamantaron a los hijos de sus verdugos.
Sobre las mujeres africanas, ha caído el peso de la orfandad de un continente que se ha visto abocado al destierro forzoso de su mejor gente, su juventud. Mano de obra fuerte que le robaron al laboreo de las tierras de los campos de cultivo, de donde manaba el fruto de su sustento.
Es ella, la mujer africana, quien en solitario llora la marcha de los hijos que se hicieron a la mar de forma forzada antaño y hoy también, forzados por las circunstancias y el sueño de una mejora de sus vidas que acaba para muchos en pesadilla.
Es ella, la mujer africana, quien se queda sin papel social y envejece con los ojos hinchados por la cataratas, gracias a las que ya no reconoce el campo que le dio la Mandioca  con la que dio de comer a su prole.


Continuación...

 LEVANTO POR TODAS ELLAS MI VOZ, CON LA ESPERANZA DE QUE LO QUE PUEDA DECIR HOY AQUÍ, NOS LLEVE A UNA  PROFUNDA REFLEXIÓN QUE ABRA LA PUERTA A UN FUTURO REIVINDICADOR DEL PAPEL DE LA MUJER AFRICANA EN LA HISTORIA PASADA Y PRESENTE DE ÁFRICA.

Ciertamente la sociedad en la que hoy nos movemos, es fruto de la evolución del pensamiento a el que arropan las nuevas tecnologías. Sin embargo, no es menos cierto que pese a ello, esa misma sociedad global y tecnológicamente avanzada, se sigue rigiendo con los mismos parámetros y criterios, a la hora de afrontar los problemas que atañen a la población del continente negro y su diáspora, no solo aquella que se mueve en masas migratorias en busca de ese futuro que se les muestra a través de esa misma tecnología, que como por arte de magia consigue llegar hasta sus aldeas en forma de ondas televisivas alterando su natural forma de vida, espoleando al capital humano de África a hacerse a una mar bravía, a saltar vallas y alambradas sembradas de agujas que rasgan sus carnes, a permanecer ansiados por meses en campos de refugiados. En definitiva, a arriesgar sus vidas persiguiendo ese bienestar que se permite asomarse a una rendija de las chozas de las aldeas africanas, hechas de adobe y paja de arroz, que a pese a su aparente fragilidad, resiste el peso de una antena parabólica que tiene el poder de remover las conciencias de quienes no se explican, porqué el haber nacido unos metros más allá de una determinada frontera de división política, les tiene condenados y condenadas a vivir en la miseria y la ignominia. Ese es el precio que África paga por esta avanzada y global tecnología.
Las grandes multinacionales de la Industria textil y tecnológica firman convenios de cooperación económica para el desarrollo de sus gentes como es el caso de China que en solo diez años ha conseguido un incremento espectacular de un 11% anual de su producto interior bruto, gracias a esos tratados que implantan industrias de confección y de tecnología avanzada de otras manufacturas lo que, indudablemente se nota en el desarrollo cultural y económico de su población, pero nadie se acuerda de África, cuya juventud se ve abocada irremediablemente al exilio, si es que logran sortear las enormes dificultades que ello entraña. Familias desestructuradas, campos baldíos sin arar y semillas que se comen las hormigas.

Continuación...

Madres solitarias que afrontan una vejez melancólica, niños con callos en los pies de tanto caminar descalzos, esperando llegar a la adultez para hacerse a la mar como el hermano mayor que un día partió de casa y que ya no ha vuelto más.
¿Por qué esos tratados comerciales no se firman con los africanos que muchos de sus países están mucho más cerca de Europa que China?
¿No es acaso esta manera discriminatoria de trato a África una nueva forma de esclavitud  del siglo XXI?
¿Porqué los chinos pueden entrar a Europa en aviones y los africanos, tiene que hacerlo  en Pateras? Es indudable que detrás de esta actitud, se esconden criterios de vergonzante confesión y una malvada intención de querer mantener a África sumida en la miseria.
No son acaso las pateras los barcos negreros que antaño cruzaban los mares rumbo a las américas para cubrir la dura mano de obra necesaria para la extracción del oro de las entrañas de la tierra hispanoamericana?
No hay cliente despreciable ni pequeño para éste mundo globalizado, el mismo que les vende a los africanos las antenas parabólicas y los móviles de última generación, no se apiada de la miseria de sus vidas, no se apiada de su pobreza ni de la enfermedad de sus niños y niñas porque a éste mundo globalizado le interesa mantener una clase de hombres y mujeres sometidas voluntariamente a su capricho y perpetuar una clase supuestamente inferior para sus ensayos y experimentos, para comprar mano de obra a escaso precio y sin garantías y sobre todo para esquilmar la riqueza del continente africano del que los propios pueblos no se benefician en absoluto.
Paradójicamente, África es un buen cliente para el mundo globalizada, ellos venden y se cobran con vidas humanas, ellos tienen la patente para llegar a África y arrancarle sus recursos sin piedad.
Sí hermanos y hermanas, África a pesar de la pobreza de sus gentes, es un muy buen cliente para este mundo globalizado y tecnológicamente avanzado y muy poco importa si el trueque es tecnología por vidas humanas.

Continuación...

PERO... ¿QUÉ HACEMOS NOSOTRAS Y NOSOTROS, AFRICANOS Y AFRODESCENDIENTES?
¿Ver impasibles a nuestros hermanos llegar en pateras?
¿Esconder la cara ante nuestros vecinos, cada vez que la televisión nos muestra la "caridad del hombre blanco" cubriendo con mantas sus cuerpos ateridos de frío rescatados al mar, para luego, cuando las cámaras dejan de enfocarles hacinarlos en campos de refugiados para ser clasificados y repatriados como mejor convenga?
¿Qué hacemos ante las estadísticas de nuestros muertos?
¿Qué hacemos ante los ataques racistas?
¿Qué hacemos ante las leyes de injusta discriminación?
¿Qué hacemos ante los abusos policiales?
¿Qué hacemos con nuestros hermanos y hermanas perdidas que llenan los parques de las urbes europeas?
¿Podemos siquiera imaginar la vida que dejaron atrás?
¿Creéis que puede imaginarla la sociedad europea?
¿Qué hacemos por la memoria de los que no lo logran y se los traga el mar?
¿Qué hacemos por las familias que lloran en África por la ausencia de sus hijos?
¿Qué hacemos para conservar la memoria de una hazaña baldía?
¿Qué hacemos por los campos africanos que se quedaron sin arar?
¿Qué hacemos por las escuelas, colegios y universidades donde no se graduará la juventud africana?
¿Qué hacemos con sus sueños regados en una manta de casetes extendida en una calle de cualquier ciudad?


Continuación...


ESTE PANORAMA CABRÍA PREGUNTARSE ¿CUÁLES  SERÍAN LOS RETOS QUE DEBEMOS MARCARNOS PARA EL FUTURO  DE LAS NACIONES AFRICANAS

1.- Conseguir un trato humanitario y en clave de igualdad con tratamiento de socios. que equivaldría a cambiar el yo trabajo para ti por el yo trabajo contigo.
2.-Poner el énfasis en  que el mundo vea a los africanos y africanas como personas iguales en derechos y oportunidades.
3.-Exigir  a los gobiernos africanos que exijan a los ciudadanos de otros países, lo mismo que éstos les exigen a los suyos.
4.- Ampliar los cupos para los visados de personas africanas con los mismos límites de estancia de tal forma y manera, que un ciudadano africano pueda venir a Europa en visita de inspección y calibrara las posibilidades de establecer intercambios comerciales con los europeos sin tener que abandonar de forma permanente su país, su familia, sus costumbres y su estatus, pudiéndose establecer un trato de igualdad en las relaciones y que ambas partes salgan favorecidas.
¿Alguien puede imaginarse que si las  personas africanas pudieran venir en avión, vendrían en pateras?
¿Cuánto creen que vale un viaje en patera?
Se sorprenderán si les digo que en ocasiones hasta diez veces más que un viaje de ida y vuelta en un vuelo regular.
Que a nadie le quepa la menor duda, que si las personas africanas pudieran entrar a Europa, con la misma fluidez con la entra cualquier turista, tendrían una visión real de la situación del viejo continente, en el terreno económico, social, cultural y político de tal forma y manera, que regresarían a África con un enfoque claro de la vida aquí y se establecerán relaciones normalizadas en un marco de igualdad.
Seguramente emplearían su talento en observar y llevarse a África la aplicación de aquellos avances que considerasen válidos en su sociedad y a la inversa, se establecerán condiciones de intercambio comercial en un marco de igualdad, sin pagar el duro peaje del desarraigo y el miedo.
Los africanos y africanas vendrían cuantas veces quisieran a Europa, normalizando una relación que sería ventajosa para ambas partes. Por eso cuesta creer, que realmente se quiera acabar con la mafia de las pateras y el drama que hay detrás de esta terrible odisea.
Pero no pueden hacerlo, porque existe un principio de discriminación y es el hecho de que a las personas africanas, se les presume delincuentes y se les priva del mismo derecho que gozan otras personas del mundo.
Las personas africanas, son despojadas de su dignidad, de hecho se cree que su intención es quedarse en Europa de forma ilegal, se presume que no tienen una vida en África y que nacen con el único objetivo de echarse a la mar.

Continuación...


VISIBILIZAR ADECUADAMENTE A ÁFRICA PARA EL MUNDO

África es la gran desconocida para Europa y para muchos países del mundo, de hecho, en las universidades españolas no existe una cátedra de estudios africanos.
De África se tiene y se mantiene porque interesa, una idea folclórica y los pocos que conocen la verdadera realidad africana y su potencial económico, establecen negocios con África casi en secreto, tan en secreto que yo diría que raya la clandestinidad. Es como quien encuentra una mina de oro y va sacando el preciado metal poco a poco y de forma rudimentaria, para evitar que los métodos le delaten y alerten a otros buscadores de tesoros, por tanto, debemos empezar por estereotipar el concepto que de África se tiene y se mantiene como REINA DE LA POBREZA, LA MISERIA Y LAS ENFERMEDADES.

 Así pues, tenemos que vestir al continente negro con sus mejores galas y llevarlo de paseo por los colegios y universidades europeas, de la mano de sus intelectuales, debemos aprovechar las tecnologías y la globalización, para crear foros televisivos que promocionen una imagen de África en positivo. digna de la realidad africana,
Visibilizar a sus líderes y personas negras destacadas dentro de la sociedad sobre todo, en el terreno intelectual. Esta debe ser la tarea de todos y todas los hermanos y hermanas africanas y  afrodescendientes para erradicar de una vez por todas la imagen de pobreza, miseria e indignidad que pesa sobre África, que se ha instalado en las mentes de los europeos y de muchos otros países del mundo, que colocan a África en una posición de desventaja que en nada favorece la imagen que África merece.
Yo les invita, para que allá donde creamos que hay un hermano o una hermana que proyecta una imagen válida para la causa, debemos atraerlo y estimularlo a trabajar en aras de la dignificación de las personas africanas y afrodescendientes.

Continuación...


Debemos exigir de los estados, que se modifique el lenguaje de los medios de comunicación y se censuren expresiones racistas y xenófobas que se han instalado en la sociedad europea, como algo natural y que sus gobiernos deban pararse a pensar que la onda expansiva de estas expresiones, dañan nuestra imagen y frenan el camino hacia una convivencia digna en igualdad de derechos para todos y todas.
Cuántas veces nos sentamos ante la pantalla del televisor de nuestras casas con la idea de divertirnos y relajarnos después de una jornada de trabajo y, nos encontramos con un insulto y una humillación referida al color de nuestra piel, porque a un gracioso se le ocurrió que nuestra piel oscura es objeto de sorna y diversión y lo curioso es que hay actores y actrices a quienes se les supone un grado de culturización, que aceptan ciertos papeles bajo el pretexto de que es el personaje el racista, pero no valoran el alcance que ciertas expresiones tienen en la las mentes de quienes las escuchan,
Hay que estar alertas, atentos y atentas, para denunciar cualquier atisbo de racismo por nimio que parezca. Si mantenemos la unidad desde los diferentes ámbitos en los que nos encontremos sin perder de vista el objetivo, no os quepa la menor duda que venceremos...!  


Laura Victoria Valencia,




2. LA INVISIBILIDAD DE LAS PERSONAS NEGRAS EN ESPAÑA

(Extracto del discurso pronunciado por Laura Victoria en la biblioteca pública de Vallecas el día 15 de diciembre de 2005)

Se me ha invitado hoy aquí, supuestamente para hablar a la comunidad negra, sobre los problemas que nos afectan y de cómo podemos nosotros mismos –las mujeres y los hombres negros- plantear soluciones. Sin embargo, yo le pregunto a los convocantes ¿Dónde están los negros de esta comunidad de Vallecas? Pues, en esta sala capaz de albergar al menos a un millar de personas, solo abarca mi vista a menos de una docena de quienes son directamente afectados y el objetivo de esta convocatoria Y, agradeciendo enormemente, la asistencia de las escasas personas negras que se encuentran aquí y de las muchas personas blancas que han venido y que llenan este recinto, vuelvo a preguntar a los convocantes… ¿Qué ha fallado en esta convocatoria, que no habéis sido capaces de motivar a los auténticos interesados, es decir… -a la comunidad negra de Vallecas-

 
¿No será por ventura, el lenguaje empleado con el que no se sienten identificados?
Leo en esta convocatoria que entre los temas a tratar figuran: LA SITUACIÓN DE LA INMIGRACIÓN SUBSAHARIANA EN ESPAÑA, REALIDAD Y EXPERIENCIA. O, EXPERIENCIA DE LOS INMIGRANTES SUBSAHARIANOS EN MADRID.
Y… yo me pregunto, ¿Por qué subsaharianos hermanos convocantes?
¿Llamamos acaso los negros a los europeos nor-mediterráneos?
Entonces… ¿Por qué permitimos que nos llamen y lo que es peor, llamarnos a nosotros mismos subsaharianos?


Continuación...

Es bueno hermanos y hermanas, que nos unamos en aras de nuestras reivindicaciones, pero también es necesario, que no aceptemos la modificación gratuita y caprichosa del lenguaje.
Lo de subsaharianos, es una invención de las ONG, que equivale a decir personas de color. ¿De qué color hermanos? Somos negros africanos y esa es nuestra realidad, el resto, no es más que un eufemismo. Al llamarnos subsaharianos se nos despersonaliza y… ¿acaso no es eso lo que las personas racistas de esta sociedad pretenden?

Admitiendo que somos negros, podemos posesionarnos de nuestra realidad, pues el reconocimiento de nosotros y nosotras lleva aparejado el reconocimiento a las diferencias y lo contrario, es admitir que esas diferencias no existen, lo que desemboca sin remedio en la invisibilidad de las personas negras, lo que lleva implícito el no reconocimiento de su aportación cultural a la sociedad en la que vivimos.  Y eso… ¿A quién perjudica hermanos y hermanas?
A nosotros y nosotras las personas negras, ya que la conclusión de la sociedad sería: Si no existe una comunidad de personas negras en nuestra sociedad, entonces las personas negras no existen, nada pueden aportar y, si nada pueden aportar a la sociedad, nada pueden pedir a la misma. Así pues, nos convertimos en seres invisibles y no debemos engañarnos, a esta sociedad le conviene que seamos invisibles. Por tanto, la primera condición es reconocernos como grupo, para poder reclamar nuestro espacio, pues es la única oportunidad que tenemos de ser y de existir, de estar presentes y de hacernos visibles en los órganos de poder donde se toman las decisiones que nos afectan, en lugar de dejar que sean otros quienes decidan por nosotros como si fuésemos menores de edad y, no tuviésemos la capacidad para decidir lo que nos conviene. Aceptar esta situación, es en cierto modo, admitir la extensión de la esclavitud en pleno siglo XXI.
Por tanto, es necesario que, además, nos empeñemos en la tarea de atraer a nuestro grupo, a las hermanas y hermanos que se creen el discurso de algunas personas blancas, de que somos subjetivamente iguales, cuando la realidad, es que no somos tratados como iguales.


Continuación...


El discurso sobre la igualdad es pura retórica, puesto que no se aplica en la vida cotidiana. Por lo que los hombres y mujeres afrodescendientes, debemos hacer notar la desigualdad en la que vivimos, para poder alcanzar la verdadera igualdad que esta sociedad nos niega.

Por eso quiero decir a los hermanos y hermanas convocantes de esta asamblea que, cuando seáis capaces de llenar éste u otro recinto similar, con los verdaderos protagonistas de esta situación y poder tratar con los afectados directos de la misma, es decir, nuestras hermanas y hermanos negros, podéis contar conmigo para dar mi aportación modestísima a la resolución de los problemas que nos hacen difícil la convivencia y en consecuencia una vida con garantías de derechos.   


Laura Victoria Valencia



3. DISCURSO DEL II CONGRESO PANAFRICANO.


Es importante resaltar dos factores importantes en este congreso.

La primera de ellas sería, la constatación del hecho, de que existe una comunidad negra en España de distinto orden, intelectual, social y político.

Que existen también algunos organos sociales afines a nuestra causa que, cada vez que son requeridos como en ésta ocasión, o bien porque los acontecimientos exigen divulgar la problemática de las personas negras en España, acuden a nuestra llamada, conscientes de que ha llegado el momento, de que es nuestro momento.

Me consta, que muchos se preguntan ¿Cuál es nuestra causa y son
válidas las reivindicaciones de la Comunidad negra en España y en el mundo, en pleno siglo XXI?

Mi respuesta sería. Porqué cada vez que uno de nuestros hermanos y hermanas, alza su voz para reclamar un derecho o, simplemente para recordar una historia sangrante, ciertamente del pasado como es el “crimen de lesa humanidad” llamado esclavización de seres humanos, como sufrieron nuestros antepasados, hay alguien que levanta la suya para gritar a todo pulmón, en un vano intento de acallar nuestras voces proclamando, en la mayoría de los casos, con un escaso o confuso conocimiento de nuestra historia, asegurando de forma contundente, que la comunidad negra habla desde el rencor.
Otras personas queriendo ser benevolentes, alzan sus voces aseverando que esos son hechos del pasado no imputables a la sociedad actual. Como si el pasado no contribuyera de forma decisiva a condicionar nuestro presente y, por ende, a frenar el desarrollo de un camino despejado hacia nuestro futuro.  

Es curioso hermanos y hermanas, que esa misma respuesta indolente, no se  aplica a otros colectivos con cuya historia nos solidarizamos, como es el caso  de la comunidad judía, que con justa razón, no solo mantienen viva la memoria de su sangrante historia, sino que ponen todos los medios de los que disponen para sentar en el banquillo de los acusados a quienes de forma directa o indirecta, tomaron parte en aquel monstruoso genocidio.




Cabría preguntarse entonces. ¿A qué se debe esa discriminación, con dos historias que tienen un mismo denominador común, el odio racial y el miedo a las diferencias?  

La falta de unidad de la Comunidad negra  y las distintas lecturas que nosotros mismos hacemos de nuestra propia historia, así como la excesiva concordancia que tenemos las propias  personas negras que, en aras de una convivencia de concordia –que no hemos conseguido alcanzar, pese a nuestras renuncias - agachamos la cabeza y nos sumamos a ese tan manido discurso de que –eso es cosa del pasado- como si nuestro presente, no fuera en sí mismo, consecuencia de ese pasado que algunos deliberadamente quieren borrar, recurriendo en ocasiones, a hechos tan vergonzantes como la manipulación de la historia e incluso, algunos van más allá, culpando a los pueblos negros de este azaroso y cruel episodio de su historia. Cuando la verdad, es que es la misma historia que viene del pasado a decirnos que no puede existir una convivencia de igualdad y respeto, mientras en la sociedad blanca, no se reconozca abiertamente los errores de su pasado, por duros que éstos sean.

Pues ésa misma historia que creemos ha quedado atrás, se repite día a día en las comisarías, en las fronteras, en las pateras que llegan a diario a las costas españolas, en los mal llamados centros de acogida, que en nada tienen que envidiar a los barracones del campo de concentración de Matausen o, a los barracones de la Casa Rosada de la Isla de Gooré, como no fuera porque antaño, los nuestros esperaban el engorde para ser clasificados como una propiedad valiosa y privada, que se vendía en subasta pública al mejor postor y hoy, aguardan una deportación en la mayoría de los casos sin garantías y sin el más mínimo respeto a los tratados internacionales.

En nuestras reivindicaciones, no culpamos de los hechos pasados a la sociedad del siglo XXI, pero no es menos cierto que ésta sociedad sí es culpable de mirar hacia otro lado, mientras a miles de seres humanos, se les trata como desecho y les sea  indiferente que un gran número de ellos se conviertan en víctimas que se traga el mar por el hecho de ir en busca de un futuro mejor, que no les es ajeno, ya que la globalización permite, para bien o para mal, que entre en sus aldeas el modo de vida occidental, al que tienen derecho a aspirar.

Nadie o muy pocas personas del siglo XXI, se hace la reflexión de que, no es justo que por el hecho de nacer unos metros más allá de las fronteras políticas que separan la miseria de la opulencia, tengan que ser condenados a perpetuidad a no poder aspirar a una vida simplemente digna conforme a su estatus que no es otro que el de seres humanos.

La sociedad del siglo XXI sí es culpable de esta nueva forma del genocidio del siglo XXI y esta situación de culpabilidad de agrava más aun si cabe, porque se tiene la memoria de los hechos execrables del pasado y porque 137 años después, de haberse presentado en las cortes españolas el primer tratado para la abolición de la esclavitud, se siga viendo con actitud indiferente por parte de los gobiernos de hoy, la situación que están viviendo nuestros hermanos y hermanas, por lo que de seguir así, estamos abocados irremediablemente a que se repita la situación del pasado. Y eso, ya no sería culpa de sus antepasados. Eso es culpa de la indolencia de la sociedad del siglo XXI.





Por otra parte, por ese reconocimiento de la esclavitud como crimen de lesa humanidad es necesario que comprendamos la importancia que tiene, haber conseguido llevar al parlamento español el proyecto no de ley de la proclama del perdon.

Pero no debemos dormirnos, ahora nos queda el camino mas duro por recorrer y es el que, esta proposicion no de ley, se haga efectiva. SE HAGA LEY.


Continuación....


PORQUÉ DIGO QUE NOS QUEDA UN DURO Y PREDREGOSO CAMINO HERMANAS Y HERMANOS, PORQUE AHORA ES CUANDO LES HEMOS HECHO PENSAR Y SU PRIMER PENSAMIENTO ES, NO OS QUEPA LA MENOR DUDA -SI ACEPTAMOS NUESTRA RESPONSABILIDAD EN TAN MONSTRUOSO CRIMEN, DEBEMOS REPARAR EL DAÑO CAUSADO Y, AHORA ES CUANDO ESTOS NEGROS y negras, NOS VENDRAN CON LAS REPARACIONES MATERIALES DE ESE DAÑO-

AHORA, HERMANOS Y HERMANAS, NO ESTOY HABLANDO EN CLAVE DE NEGROS Y BLANCOS, SINO EN CLAVE DE VERDUGOS Y VICTIMAS. Y TODOS SABEMOS QUE EL PERDON, LLEVA IMPLICITA LA REPARACION, PORQUE ESA ES LA MEDICINA QUE CURA LAS HERIDAS DEL PASADO Y LOS POLITICOS LO SABEN.

PORQUE COMO DIJO EL HERMANO MARTIN LUTHER KING.

LA COBARDÍA HACE LA PREGUNTA ¿ES SEGURO?
LA CONVENIENCIA HACE LA PREGUNTA ¿ES POLÍTICO?
LA VANIDAD HACE LA PREGUNTA ¿ES POPULAR?
PERO LA CONCIENCIA HACE LA PREGUNTA ¿ES CORRECTO?
Y LLEGA EL MOMENTO EN EL QUE HAY QUE TOMAR UNA POSICIÓN, QUE NO ES NI SEGURA, NI POLÍTICA, NI POPULAR, PERO DEBEN TOMARLA PORQUE ES LA CORRECTA.



Continuación...

POR ESO….
Creedme si os digo, que solo desde la unificación de criterios,
desde el respecto a unos valores comunes, que dignifiquen nuestra lucha y den sentido a nuestra causa, seremos escuchados y respetados.

Creedme si os digo, que únicamente si hacemos un frente común para reivindicar nuestro derecho a ser y permanecer, seremos escuchados y respetados.

Creedme si os digo, que si desde ese frente, somos capaces de no dejar una sola rendija, por donde pueda colarse el desaliento y el conformismo, seremos escuchados y respetados.

Creedme si os digo, que solo desde la unidad en el respeto a nosotros mismos y a nuestra historia, seremos escuchados y respetados.

Ciertamente hermanas y hermanos, hoy somos libres. Nadie nos puede ya cazar como conejos en la selva.
Nadie nos puede hoy poner cadenas y obligarnos a largas travesías marinas.
Nadie puede ya vendernos en ninguna plaza publica.
Nadie puede hoy fustigarnos con el látigo en ninguna plantacion de café o de algodón.
Ya ningún amo o capataz, podrá deslizarce impunemente en el catre de nuestras hijas para violarlas EN LA COMPLICIDAD DE LA NOCHE y en la impunidad de una supuesta superioridad del color de su piel.
Ya nadie nos puede negar el derecho a saber leer y escribir.
Nadie puede impedirnos el acceso a la universidad.
Nadie puede impedir que nos reunamos y tampoco que tengamos opinión.
Así pues, es a nosotros y nosotras a quienes compete ejercer la libertad con responsabilidad, si queremos que lo ganado no se pierda, debemos presentar un frente común responsable, haciéndole notar a ésta sociedad que tiene una deuda de gratitud con África y que ha llegado la hora de pagarla.
Haciéndoles ver que deben reivindicarnos y devolvernos nuestra dignidad mancillada, que ahora viene del pasado en forma de sus hijos y descendientes para decirles queremos lo que nos pertenece.
Ese y solo ése, es el sentido de esta lucha hermanas y hermanos.
Ese es el objetivo que no podemos perder de vista, sea cual sea el foro desde el que hablemos. Debemos hablar con nuestros hijos hijas, para que ellos hablen con orgullo de su pasado y puedan decir a sus amigos y amigas que o estamos aquí por casualidad, que somos la consecuencia de unos hechos indignos que no han sido reparados.


Poned la vista en el horizonte, porque ha llegado la hora y el momento de pedir perdón a África a quién se le hizo un saqueo del mayor tesoro que puede tener un continente, o una nación. Su gente, su mejor gente, su juventud.















Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »